Google+ Followers

lunes, 17 de septiembre de 2007

Síndrome de Stendhal

Qué suerte: tengo algunos síntomas del Síndrome de Stendhal, amigos.
Wikipedia, La enciclopedia libre de Internet dice:
"El síndrome de Stendhal es una enfermedad psicosomática que causa:
  • un elevado ritmo cardiaco,
  • vértigo,
  • confusión e incluso alucinaciones
cuando el individuo es expuesto a una sobredosis de belleza artística, pinturas y obras maestras del arte.
Tiene esta denominación por el famoso autor francés del siglo XIX Stendhal (pseudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en su visita en 1817 a la Basílica de Santa Cruz en Florencia, Italia, y que publicó en su libro Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio.
Aunque ha habido muchos casos de gente que sufría vértigos y desvanecimientos mientras visitaba el arte en Florencia, especialmente en la Galeria degli Uffizi desde el principio del siglo XIX en adelante, no fue descrito como un síndrome hasta 1979, cuando la psiquiatra italiana Graziella Magherini observó y describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia, la cuna del Renacimiento, y escribió acerca de él.El síndrome de Stendhal, más allá de su incidencia clínica como enfermedad psicosomática, se ha convertido en un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico."
La sinestesia es así mismo una mexcla de impresiones de los sentidos, que nos inclina a ver un rojo más intenso cuando un sonido se vuelve agudo o sentir un perfume a rosas al rosar una suave textura
La periodista Noemí Carrizo en su artículo del dia domingo 16 de diciembre en la Revista Nueva, dice que"Los que pasamos, aunque en tono menor, por esta prueba, - tenemos estos síntomas-recordamos cómo instruía Sócrates a sus discípulos referiéndose al terror sagrado que posee el hombre virtuoso y sensible ante la contemplación de la Belleza, esa exacta representación de los dioses, y al irreverente desprecio del necio por su incapcidad de reconocerla y venerarla
Y es esa Belleza, capaz de aturdinos con su impacto, la única forma de lo espiritual que podemos aprehender y tolerar con los sentidos"
¡ El placer exaltado por sobredosis de belleza!